Funcionamiento

Se produce una sobrepresión en el espacio intersticial de la tubería o armazón usando aire o gas inerte (nitrógeno). La sobrepresión se fija a un nivel tan alto que, en caso de fuga, escapará aire o gas inerte fuera del espacio intersticial. Las caídas de presión resultantes se miden mediante el detector de fugas y se usan para las funciones del detector de fugas.

Los detectores de fugas con función de rellenado integrada pueden compensar las faltas de estanqueidad menores en un intervalo definido rellenando con aire o gas inerte. Las faltas de estanqueidad menores relacionadas con la instalación son normalmente muy pequeñas y difíciles de evitar.
Las fugas o falta de estanqueidad relevantes no se igualan y producirán una caída de la presión hasta la sobrepresión de alarma y la activación de las funciones de alarma.

Cálculo de la presión de alarma

La presión de alarma debe ser como mínimo 1 bar superior a la presión máxima en la tubería interna (según la norma alemana TRbF 502 correspondiente a la norma europea prEN 13160)
 
Palarma = PF + 1,0 [bar]    siendo PF = presión máxima en la tubería interna

 

Aspectos que deben tenerse en cuenta:

Con el uso de los sistemas de detección de fugas de sobrepresión ningún producto entra en el espacio intersticial ni siquiera en caso de una fuga.

Todos los equipos que pueden entrar en contacto con el producto deben ser suficientemente resistentes al producto. (Por ejemplo, líneas de conexión en la cámara de registro)

En caso de penetración de vapores peligrosos a través de la pared interna al interior del espacio intersticial, se requiere protección frente a explosiones. (Por ejemplo, sistemas de detección de fugas de gas inerte con tuberías de plástico para el transporte de gasolina)


3-D Animations

Control de tuberías mediante gas inerte a presión
Varias tuberías se controlan con un detector de fuga de presión (aire)